miércoles, 20 de agosto de 2008

¿Cuál es el manejo de los medios de prensa de las evaluaciones educativas?

Sabemos todos que la problemática educativa es de importancia social, abarca a toda la población, además hace a la distribución de bienes culturales de una comunidad, por lo cual cabría suponer que se trata de una temática prioritaria de los medios de comunicación masiva, en especial de la prensa escrita.

¿Pero realmente eso es cierto?, ¿Figura en las primeras planas los resultados de las en-cuestas de calidad educativa? Ciertamente no, se trata de noticias de muy segundo rango. ¿Le dan lo medios a las evaluaciones un sentido de búsqueda de mejoría? Para nada, lo cierto es que muchas veces, frente a las evaluaciones internacionales, el tratamiento es equivalente al de un torneo deportivo, y hasta a veces se oculta la realidad si en esos “torneos” los resultados no son lo esperado, operando con un nacionalismo mal entendido.

A todo esto hay que agregar que si se trata de medios oficialistas, seguramente utilizarán estos datos como una certificación de políticas educativas, desentendiéndose de la búsqueda de mejoras.

Otras veces utilizan rankings, lo que resulta particularmente cuestionable en especial cuando se trata de escuelas. Las razones por la cual no se obtienen consecuencias positivas de la publicación de estas clasificaciones de escuelas son diversas, y mencionaré algunas.

Primeramente se trata de una pretensión de ordenamiento de la “calidad” utilizando solo un indicador, y la realidad es mucho más compleja, y da una falsa impresión de ordenamiento.

Por otra parte no tiene en cuenta que se trata de resultados volátiles, que al año que viene una escuela que figura primera puede aparecer mucho más abajo, y además no considera la extracción social de los alumnos. Los alumnos con mejor nivel socioeconómico traen consigo mayores habilidades para obtener nuevos aprendizajes, o sea que por lo general esos rankings no valora lo que aporta la escuela.

Si bien es cierto que es necesario informar a las familias sobre el rendimiento de los establecimientos, este no resulta ser un medio adecuado, ya que dada la volatilidad de los resultados, los padres tendrían que cambiar año tras años a sus hijos de escuela, según lo indicado por el nuevo ranking.

Por último, en la batalla por conseguir una mejor calidad educativa, los medios masivos de comunicación deberían desempeñar una vital función, acompañando a las escuelas en su búsqueda de mejora, pero ciertamente no usando escalas de valoración que, al simplificar negativamente la realidad, solo genera descontento y desinformación.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+