domingo, 2 de noviembre de 2008

Evaluación de instituciones educativas. Diagnóstico

Procesos de identificación y selección de problemas.
Teniendo en cuenta el uso de la evaluación como brújula que orienta el camino hacia la calidad de una institución escolar, los planes de evaluación deberán cumplir con ciertas pautas de organización que permitan transitar ese camino del mejoramiento.

Considerando a la evaluación desde una filosofía y una ética en la cual se la entiende como actividad comprometida moral y socialmente con el proceso educativo, de manera tal que sirva para transformar. Esto requiere unos modos de trabajo que impliquen:

· la democratización de las estructuras de funcionamiento escolar
· la participación de los actores implicados
· la autocrítica y el reconocimiento de los problemas
· el trabajo en equipo, colegiado.
· la generación de proyectos o planes de mejora institucional
· la responsabilidad pública

Para ello es necesario:
  • Para lograr esto se requiere entre otras condiciones del liderazgo (de equipo de conducción u otros) centrado en la dimensión pedagógica de la escuela y que motorice este proceso de evaluación.
  • Si el líder pedagógico coincide con el liderazgo formal de la institución (director/ rector/ etc.), tanto más allanado quedará el camino.
  • Un equipo docente comprometido y dispuesto al cambio y la mejora, pueden no ser todos, pero algunos deben llevar el timón si se pretende iniciar un proceso de evaluación para la mejora.
  • Tiempos y espacios organizados para lograr realizar las tareas necesarias.
  • Una decisión institucional que permita construir un marco ara la acción evaluadora, es decir generar o construir autonomía para el desarrollo de los propios procesos de revisión interna.
  • En los casos en que fuera posible contar con apoyo externo para el logro de la tarea, puede ser de gran utilidad.

Diagnóstico
El conocimiento de la institución escolar es fundamental si queremos construir una propuesta superadora.

El saber del cual se parte, implica reconocer tanto las fortalezas como las debilidades presentes en la institución.

Sin ese conocimiento acerca de la escuela que tenemos, difícilmente sea posible alcanzar la escuela que queremos.

Por lo tanto será condición para la realización de un Proyecto educativo institucional, conocer los principales problemas de la institución.

Este a su vez es el primer paso a dar en un proceso de autoevaluación institucional.

Conocer los problemas requiere de una estrategia planificada en forma sistemática, ya que lo que representa un problema para un sector de la institución escolar, no lo representa para otro sector.

Así es como por ejemplo, la baja utilización de la biblioteca, puede resultar un problema serio para la bibliotecaria de una escuela y para el equipo de conducción, mientras que para el colectivo docente se presenta como un “problema menor” entre tantas dificultades y obstáculos en la tarea cotidiana.

Entonces ¿Cómo reconocemos qué es un problema? ¿Cómo determinamos si el problema a su vez es importante?

El diccionario nos ayuda con algunas definiciones.
Un Problema es: “Un asunto difícil, delicado, susceptible de varias soluciones”. “Una proposición dirigida a averiguar el modo de obtener un resultado, conocimiento, datos etc.”
Miguel A. Quintanilla define problema como: “Una situación que no encaja con las expectativas, un desajuste en la estructura conceptual o bien un desajuste en la realidad.”

Todas estas definiciones nos acercan a una conceptualización más clara de lo que es un problema.
Las notas que caracterizan al problema entonces son:

· un cierto grado de dificultad reconocida
· la posibilidad de soluciones alternativas
· el inicio de algún tipo de indagación
· un desajuste en relación a algún punto referencial.

Nuestro interés de definir qué es un problema se centra en la importancia que esta actividad tiene para la evaluación y para la realización de un proyecto.

De las notas que caracterizan un problema podremos decir que en relación al Proyecto Educativo Institucional), son todas ellas importantes ya que:
Podemos definir un problema cuando hemos planteado
a) una imagen objetivo (un deseo de que la situación se transforme en alguna dirección)
b) establecemos además un punto de partida (análisis de la situación inicial)
c) determinamos la distancia que separan a la imagen objetivo de la situación inicial.

El problema entonces se presentará bajo la forma de desajuste, en el camino o distancia entre la situación actual o punto de partida inicial y la situación deseada.

Será preciso seleccionar dentro de los desajustes presentes, cuáles son los que de algún modo nos alejan más de la imagen objetivo.
Entonces seguramente serán definidos como los principales problemas a resolver.

La imagen objetivo en una institución educativa se define a partir del acuerdo acerca de lo que entendemos por calidad educativa, esta definición de calidad será el referente que nos permitirá visualizar los problemas más relevantes. Será un problema, entonces, una situación que nos aleja de lo que hemos definido como calidad educativa.

Si la dificultad se formula como un problema, dará lugar a varias alternativas (variantes) para encarar su solución, alternativas que intentarán acortar la distancia respecto del referente que es la imagen objetivo propuesta (utopía posible, definición de calidad).

Para decidir u optar por una alternativa de solución posible, se debe estudiar el problema a fondo una vez que ha sido seleccionado por su relevancia.

Este estudio a fondo de los problemas seleccionados requiere de una indagación que implica la búsqueda de información, de datos, representaciones de los actores, ideas, es decir que el problema abre un campo de investigación -acción en la escuela. Un proceso de evaluación

¿Por qué decimos investigación-acción? Porque un proyecto de evaluación educativa implica necesariamente indagar sobre la realidad y a la vez accionar sobre ella modificándola. La evaluación institucional es un proceso que se realiza para actuar en consecuencia, implica necesariamente un uso instrumental de la información recogida.

Podemos decir entonces que se abre un movimiento circular que implica:
Ver Comprender Actuar.

No se evalúa sólo para conocer (ver) una determinada realidad, se intenta con esa mirada también su posible cambio o modificación.

Una vez identificados y seleccionados dichos problemas darán lugar a:
1. explicaciones respecto del problema en cuestión, determinación de causas, efectos consecuencias
2. líneas de acción y proyectos específicos como parte de la búsqueda de alternativas u opciones para su solución. Estos proyectos son compromisos de acción que definen finalmente el PEI.

La selección de un problema implica discriminar aquello que es más relevante dentro de un conjunto amplio de dificultades.

La relevancia se determina en función de los criterios y parámetros que se hayan discriminado en función de la definición de calidad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+