lunes, 1 de diciembre de 2008

Hacia una comprensión de la accountability educativa y cómo puede aplicarse en los países de América Latina

Recomendaciones para los países de América Latina
¿Qué deberían hacer los países (o estados, provincias o municipalidades) de América Latina para establecer la accountability? La discusión anterior nos lleva a las siguientes recomendaciones:
• Tomar medidas para establecer un sistema de accountability
– Desarrollar estándares que especifiquen lo que los alumnos debieran saber y ser capaces de hacer en asignaturas clave a cada nivel.
– Promover un flujo libre de información acerca de las escuelas y su desempeño. Aunque esto inicialmente no sea tan completo ni sofisticado como en países más desarrollados, debiera mantener al tanto a los interesados sobre lo que las escuelas están logrando (incluso usando datos indirectos) y en qué medida están cumpliendo con los estándares.
– Establecer consecuencias. La accountability debe marcar una diferencia.
Las consecuencias deben establecerse con cuidado para evitar resultados indeseables.
– Dar a las escuelas la autoridad para tomar medidas que mejoren el aprendizaje de los alumnos. En definitiva, esto significa que deben tener autoridad sobre una proporción significativa de su presupuesto y sobre decisiones en torno al personal.
– Entregar a los maestros el conocimiento que necesiten para remediar problemas una vez identificados estos.

Los maestros necesitan saber qué hacer a fin de cumplir con los altos estándares.
• Dejar en claro a todos los interesados –apoderados, maestros, alumnos, políticos, autoridades escolares – que se espera que todos los alumnos cumplan con los estándares y que el objetivo del sistema de accountability es mejorar los resultados de la educación. Es necesario comunicar estas metas y asegurar que sean entendidas y aceptadas.
Con cualquier actividad que implica cambios –y especialmente con una actividad tan compleja, exigente y fácilmente malentendida como la accountability – existe la necesidad de informar a aquellos que serán afectados por ella, los motivos para el cambio y los beneficios que producirá. Es necesario “vender” la accountability.
• Establecer un sistema de estándares que esté alineado con el currículo y con las pruebas que determinarán si los alumnos están aprendiendo el material.

Es necesario valerse del mejor asesoramiento basado en investigaciones para diseñar los estándares, el currículo y las pruebas.
• Establecer sistemas de medición que sean factibles y adecuados al nivel de desarrollo educativo del país.
– Una prueba de evaluación nacional basada en muestras por lo menos constituye una fuente de información sobre cómo está funcionando la educación nacional y, al repetirse, entrega una medida longitudinal de los cambios logrados.
– Las pruebas a todos los alumnos pueden aplicarse a nivel de unidades políticas subnacionales (estados, provincias, departamentos o incluso municipalidades).
– Es conveniente proceder a pequeña escala si es necesario, experimentando y aprendiendo de la experiencia propia y la ajena.
• Incorporar un sistema de desarrollo de capacidades al sistema de accountability.
Un sistema de accountability bien diseñado debe incluir no solo incentivos para instar a un mayor esfuerzo sino también los mecanismos para entregar a los maestros los conocimientos y destrezas que necesitan para rendir mejor. Debe haber un equilibrio entre la presión para mejorar el comportamiento y el desarrollo de capacidades que permitan a los maestros y escuelas lograrlo.
• Trabajar lentamente y en comunicación con las organizaciones de maestros.
Esto es claramente algo que debe desarrollarse en forma participativa.
La imposición de un sistema de accountability desde arriba arriesga generar una oposición innecesaria. Las organizaciones de maestros deben entender que la accountability puede mejorar la calidad de la vida profesional de todos sus miembros, y que ellos pueden contribuir ideas y conocimientos importantes al diseño de los sistemas de accountability y transformarse en socios valiosos. Es necesario explicar el propósito de la accountability y persuadir a aquellos que están involucrados en implementarla que los nuevos sistemas están bien diseñados y que además son justos y constructivos.
• Realizar ensayos sobre una base experimental. No es necesario hacer todo de una vez.
La accountability puede establecerse a nivel subnacional (estado, provincia o municipio) en lugar de países enteros. Los estándares y las pruebas pueden establecerse para una asignatura, por ejemplo matemáticas, a modo de ensayo. Es posible establecer sistemas basados solo en pruebas e información transparente, o entregar mayores grados de autonomía a las escuelas. Estos son pasos útiles en la dirección de la accountability. Conviene empezar a pequeña escala, evaluar, adaptar y luego avanzar.
• Tener cuidado con las “altas implicancias”. Existe el riesgo que la accountability de altas implicancias efectivamente cambie el comportamiento de las personas, pero que los cambios lleven a resultados inesperados. Si los premios o los castigos asociados con la accountability son demasiado fuertes, es probable que lleven a distorsiones indeseables del comportamiento o a acciones que aumenten las inequidades.
• Establecer un sistema para fiscalizar la implementación del sistema. Asegurar que la implementación sea cabal y efectiva. La accountability es altamente deseable y ha estado faltando en muchos, cuando no la mayoría, de los sistemas educativos en la región latinoamericana.

Es indudable que debe implementarse, pero con cuidado y preocupación para evitar consecuencias no deseadas y con salvaguardas contra resultados que puedan causar daño a algunos o todos los alumnos.
La accountability es una herramienta poderosa y, como cualquier herramienta poderosa, requiere de conocimientos y cuidado al usarla

El libro de R.W. MCMEEKIN puede bajarse en http://www.oei.es/

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+