lunes, 6 de junio de 2011

Cómo usar las evaluaciones para mejorar la educación

¿Cómo usar las evaluaciones para mejorar la educación?
Los resultados como herramienta de aprendizaje y mejora
Extraído de
Para comprender las evaluaciones educativas Fichas didácticas
Pedro Ravela
GTEE PREAL

Esta ficha tiene como objetivo mostrar enfoques para el uso de los resultados de las evaluaciones estandarizadas alternativos a los rankings y consecuencias “fuertes”.

En esta ficha se busca mostrar experiencias dirigidas a utilizar los resultados de manera tal que contribuyan a mejorar el trabajo de escuelas y docentes y los logros educativos de los estudiantes a través del aprendizaje y el desarrollo profesional.

Para ello se vuelve sobre el tema de los usos formativos de las evaluaciones y el papel que la información resultante de ellas puede tener para cuatro audiencias principales -- educadores, familias, autoridades y opinión pública -- en la medida en que la información se entregue de manera adecuada, evitando las distorsiones y errores analizados en fichas anteriores.

A modo de introducción al tema de esta ficha, el recuadro 1 pretende destacar la importancia de los usos formativos de las evaluaciones, desde la visión del destacado especialista chileno Ernesto Schiefelbein.
Uso de los resultados de las evaluaciones: ¿castigar o ayudar?
“Desde fines de los 60 se ha medido el nivel de aprendizaje de los alumnos para elevarlo, pero no ha sido evidente la forma de hacerlo y, de hecho, no ha aumentado. La prueba de 8° grado (1967-1971) se limitó a mostrar a los profesores los tipos de habilidades que debían estimular en sus alumnos. La PER, creada a principios de los '80, buscó determinar el nivel del servicio educativo que se ofrecía y
"monitorearlo" con ayuda de los padres, que tratarían de seleccionar las mejores escuelas para sus hijos. El SIMCE midió, a partir de 1988, los rendimientos de las escuelas y trató de identificar factores que pudieran explicar las diferencias y evaluar el impacto de los programas de los municipios y del Mineduc. Sin embargo, no hay avances y conviene repensar este poderoso instrumento, que es el SIMCE, si se quiere mejorar los aprendizajes. Un rol alternativo del SIMCE sería, según otros expertos, ayudar a los profesores a enseñar mejor y revisar cuáles son los temas importantes del currículo, más que el "clasificar" rendimientos. Este segundo rol plantea diferencias nítidas con respecto al primero:
¿Seleccionar o desarrollar? ¿Poner nota o medir logro de meta? ¿Conocer el ranking o el aprendizaje de objetivos específicos (criterio)? ¿Castigar o ayudar?
“Son dos funciones diferentes (los expertos hablan de Evaluación Sumativa y Formativa, respectivamente). Si la primera no elevó hasta ahora los rendimientos, convendría probar la segunda.
Esto implica fuertes cambios en el SIMCE. En efecto, para "seleccionar" o "castigar" basta calcular un puntaje total que "discrimine entre buenos y malos" y difundirlo públicamente. En este rol es fundamental no divulgar los ítemes utilizados para que mantengan su poder de discriminación (no ser conocidos por los profesores y evitar que preparen a sus alumnos para contestarlos mecánicamente).
Basta calcular el puntaje de cada escuela para que los padres seleccionen entre escuelas o preparar datos e indicadores globales para que los funcionarios del Mineduc modifiquen las estrategias.
“En la segunda función, en cambio, el usuario de la información del SIMCE es el profesor en su sala de clases. En efecto, para "desarrollar" o "ayudar a mejorar" se necesita entregar información detallada a cada profesor sobre los aspectos en que cada uno de sus alumnos logró los niveles adecuados y aquellas habilidades o conocimientos que todavía no posee o no domina suficientemente. El profesor debe saber lo que contestó cada alumno en la prueba y revisar con cada uno los errores que cometió, hasta que el alumno internalice las deficiencias y reforme adecuadamente sus procesos de pensamiento. Sin información detallada el profesor no puede identificar los aspectos de su enseñanza que debe cambiar o cómo ayudar a cada estudiante...
“En resumen, una redefinición clara del objetivo de la prueba nacional de medición de la calidad de la educación debe orientar la reflexión del grupo de expertos sobre los cambios que debe tener el
SIMCE...”
Fuente: Ernesto Schiefelbein, “SIMCE, ¿CASTIGAR O AYUDAR?”; publicado por el Diario La Tercera de Santiago de Chile, junio de 2003.


FichDid_-_Ficha_12 cómo usar las evaluaciones para mejorar la educación


Si está interesado en acceder al archive PDF, y no puede bajarlo de SCRIBD, puede solicitarlo a achristin@gmail.com



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+