domingo, 11 de diciembre de 2011

Puntos de llegada y nueva partida

¿Para qué evaluamos? ¿Para acreditar (obtener notas) o para obtener información que permitan mejoras? ¿Qué evaluamos? ¿Cómo? Las siguientes premisas resumen los aspectos a ser tenidos en cuenta.

Existen dieciséis premisas en relación con la evaluación educativa que, de alguna manera, sintetizan los que hemos venido desarrollando: implica un proceso, es decir, la búsqueda de acuerdos y definiciones sobre algunos de los puntos: qué se desea evaluar, con qué propósitos, cómo evaluarlo, en qué momento, para quién, etcétera.

1- Es necesario evaluar procesos y no solamente resultados.

2- Es necesario evaluar no solo conocimientos, sino también valores, actitudes, habilidades cognitivas complejas, etcétera.

3- Es importante evaluar tanto lo que el alumno sabe como lo que no sabe.

4- Un proceso evaluador debe ir más allá de la evaluación del alumno, teniendo en cuenta, por ejemplo, las condiciones contextuales. Deberá ser una evaluación situada.

5- Es importante incluir en la evaluación tanto los resultados previstos como los no previstos.

6- Es necesario evaluar los efectos observables como los no observables o implícitos.

7- La evaluación debe estar contextualizada.

8- La evaluación debe ser cuantitativa y cualitativa.

9- La evaluación debe ser compatible con el proceso de enseñanza y aprendizaje.

10- Es necesario producir variaciones en las prácticas evaluativas.

11- La evaluación debe incluir la dimensión ética.

12- La evaluación debe estar al servicio de los procesos de cambio.

13- La evaluación debe incluir tanto la evaluación externa como la interna.

14- La evaluación debe acompañar los tiempos de proceso educativo: sincrónica respecto del proceso de enseñanza y de aprendizaje, y diacrónica, que provea una perspectiva temporal para una comprensión de los procesos y resultados evaluados.

15- Es necesario incorporar a la práctica de la evaluación la paraevaluación y metaevaluación.

16- No es posible evaluar en la escuela aquello que no se enseñó, por lo tanto, la evaluación es evaluación de la enseñanza.

Resumiendo, podríamos decir que “evaluar consiste en recoger un conjunto de informaciones reconocidas como suficientemente pertinentes, válidas y confiables, examinar el grado de adecuación entre este conjunto de información y otro conjunto de criterios considerados suficientemente adecuados a las competencias y capacidades fijadas al comienzo o ajustadas durante el camino, a fin de fundamentar una toma de decisión”. (De Ketele y Roegiers, 1993).

Autora
Lic. Maribel Bordas Sanabria
maribordas@hotmail.com
Fuente
Diario ABC Paraguay

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+