domingo, 21 de octubre de 2012

¿Qué entendemos por autoevaluación institucional?


Desde este blog hemos proclamado la importancia de las evaluaciones en la escuela, considerando además todos los planos que puede asumir. Uno de ellos es el de la Institución en su conjunto, y más particularmente consideraremos la opción de la autoevaluación ¿En qué consiste? ¿Cuáles son sus características? ¿Qué condiciones la posibilitan?


En principio, concebimos la Autoevaluación Institucional como una oportunidad para repensar el o los sentidos de la institución escolar y alcanzar sus finalidades formativas.

Diferentes definiciones de autoevaluación nos introducen en el concepto y también nos permiten incursionar en las distintas perspectivas y posibilidades que se le abren a una institución educativa que desea aprender. Podemos decir, entonces, que vale para generar conocimiento más profundo acerca de una determinada realidad. Este conocimiento requiere de la formulación de interpretaciones acerca del valor del quehacer cotidiano de los miembros de la organización. El desafío es promover una reflexión colectiva para producir cambios que impulsen un constante proceso de mejora.



Al encarar un proceso de Autoevaluación Institucional cada organización puede asumir diferentes modalidades. Para dirigirlo, por ejemplo, representantes de todos los estamentos de una institución conforman un comité, o se agrupan en su totalidad, bajo el compromiso de participación activa y responsable de directivos y demás miembros. Se define para su realización una serie de dimensiones, áreas y aspectos que será analizada en su totalidad, o en parte, según el acuerdo de sus miembros. De este modo, se aprecia gran similitud entre la evaluación y la investigación, las que a pesar de tener diferentes fines comparten las mismas técnicas e instrumentos.

Sin embargo, no acotamos el desarrollo de dicho proceso a una cuestión exclusivamente técnica, aunque resaltamos su relevancia. La Autoevaluación Institucional es también una acción ética y política. En este sentido, se transforma en una necesidad para sostener la función pedagógica con calidad a la vez que genera un contexto de trabajo colaborativo.

Podríamos resumir el concepto afirmando que se trata de un proceso complejo que supone una acción reflexiva y valorativa sobre una serie de aspectos organizativos, curriculares, contextuales, de gestión, por ejemplo, que interactúan para lograr la calidad del centro. Es a partir de esa información generada en conjunto que se da la comprensión de las situaciones y se definen con mayor claridad las estrategias de mejora.

Características de la Autoevaluación Institucional
No todos los procesos de AI asumen las mismas características, las que dependen del modelo que se pone en práctica y de las condiciones del sistema educativo en que tienen lugar. No obstante, podemos resaltar los siguientes rasgos distintivos:

• Los actores de la organización escolar son quienes conducen e implementan el proceso.

• Se pueden procurar asesores o personal externo en el proceso solo si fuera necesario y existieran dificultades de gestión.

• La finalidad es fortalecer los mecanismos de autorregulación institucionales.

• Las dimensiones, aspectos y criterios utilizados para esta autoevaluación son previamente seleccionados por la propia institución.

• Su producto es un informe de autoevaluación con acciones de mejora a ser implementadas para optimizar la calidad de la formación y finalidades educativas que se persiguen.

Condiciones que posibilitan la Autoevaluación Institucional
Las condiciones que hacen posible la autoevaluación son:

• La cultura de la participación. Es necesario comprender cómo construirla.

• La voluntad política para realizar la Autoevaluación Institucional sin la cual esta fracasa.

• El compromiso y la participación activa de los miembros de la comunidad durante todo el proceso.

• La viabilidad del acceso a la información a ser analizada.

• El apoyo del personal técnico para el procesamiento de la información.

• La utilización de los resultados para proponer los planes de mejora.




Extraído de
LA AUTOEVALUACIÓN INSTITUCIONAL Y LA CULTURA DE LA PARTICIPACIÓN1
N. E. LANDI, M. E. PALACIOS
REVISTA IBEROAMERICANA DE EDUCACIÓN. N.º 53 (2010), pp. 155-181

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+