jueves, 2 de junio de 2011

¿Qué son los factores asociados?

¿Qué son los “factores asociados”?
Intentando comprender los sistemas educativos
Extraído de
Para comprender las evaluaciones educativas Fichas didácticas
Pedro Ravela
GTEE PREAL
Muchas evaluaciones estandarizadas nacionales e internacionales incluyen,
además de pruebas de aprendizaje, instrumentos complementarios para la
recolección de información acerca de las características de los alumnos, los docentes
y los centros educativos.

Esta información es utilizada para analizar qué aspectos tienen incidencia sobre los resultados constatados a través de las pruebas. Con esto se busca ir más allá del reporte de resultados de aprendizajes, para intentar explicar qué es lo que influye sobre los mismos.
En América Latina se suele utilizar la denominación “estudios de factores asociados” a los trabajos de análisis e investigación desarrollados a partir de la interrelación entre resultados de pruebas e información recogida principalmente a través de los cuestionarios complementarios.

Esta ficha tiene como propósito orientar al lector acerca de qué puede aportar este tipo de estudios, explicar algunos conceptos estadísticos relevantes para comprender sus metodologías y alertarlo sobre los alcances y limitaciones de los mismos.




El significado de la expresión “factores asociados”
Los denominados estudios de “factores asociados”, como se ha dado en llamarlos en
América Latina, responden a la preocupación por ir más allá de obtener información acerca de los resultados del sistema educativo.

Lo que se pretende con este tipo de estudios es explicar qué “factores” inciden en los resultados y, en especial, aquellos aspectos que puedan ser objeto de toma de decisiones por parte de las autoridades educativas y de los educadores, es decir, sobre los que se pueda actuar desde el sistema educativo.

Sabemos, antes que nada, que los principales “factores” que inciden sobre los aprendizajes son los de carácter sociocultural: el nivel educativo de los padres de los alumnos, el equipamiento cultural del hogar su situación económica.

Como se explica en la ficha 10, las escuelas que trabajan con alumnos que provienen de familias con mayor trayectoria en el sistema educativo y que viven en condiciones materiales razonables, tienen buena parte del camino allanado para lograr que esos alumnos aprendan. En cambio, las escuelas que trabajan con alumnos cuyos padres han tenido limitadas oportunidades educativas o que viven en condiciones de pobreza, tienen una tarea bastante más difícil y exigente.

Sabemos también que el problema no es tanto el origen social individual de cada alumno sino la composición social del alumnado de una escuela, es decir, la concentración de alumnos de origen social desfavorecido en ciertas escuelas.

Ahora bien, estos “factores sociales” están fuera del control de las escuelas y del sistema educativo. En este terreno, la política educativa tiene poco para hacer, salvo evitar medidas que incrementen la segregación social de la matrícula.

En cambio, hay “factores” a los que se suele denominar “escolares”, que sí dependen de los educadores y de las políticas educativas. Investigar acerca de estos últimos es útil para comprender mejor lo que el sistema educativo puede hacer para mejorar los resultados de los alumnos, bajo dos premisas:
a. no hay soluciones mágicas que puedan derivarse de un análisis estadístico;
b. la acción educativa tiene límites, no es omnipotente; en condiciones de pobreza extrema es difícil que el sistema educativo pueda lograr resultados si dichas condiciones no se modifican desde el sistema social y político.

“Factores escolares” son, pues, aquéllos que pueden ser objeto de política educativa: el
liderazgo educativo, el clima del centro escolar, la existencia de expectativas altas
en relación al desempeño de los alumnos, la dotación de libros y textos en medios
desfavorecidos, la experiencia y estabilidad de los equipos docentes, etc.: todo aquello
en que se puede intervenir a través de la toma de decisiones dentro del sistema
educativo.

Se les denomina “asociados” porque lo que se puede demostrar es que existe “asociación estadística” entre ciertos “factores” y los resultados medidos por las pruebas estandarizadas.

Sin embargo, como veremos más adelante en esta ficha, “asociación” estadística no es lo mismo que causalidad. Para hablar de causalidad y de explicación de los resultados se requiere de una teoría sólida que interprete las asociaciones encontradas al interior de un marco conceptual explicativo. Esto es lo que hacen corrientes de investigación como la denominada de “eficacia escolar”.

El término “factores asociados” se utiliza entonces en la región para denominar a los estudios que se realizan en paralelo a la aplicación de pruebas estandarizadas, normalmente mediante la aplicación de cuestionarios complementarios que recogen información sobre las características sociales de los alumnos, las características de las escuelas y de la experiencia educativa de los alumnos en ellas, con el fin de encontrar qué variables de tipo escolar están asociadas con los resultados.

El término “asociados” se utiliza en lugar del término “determinantes”, dado que en la labor educativa y social en general no es posible pensar en términos de “determinación”.


Si está interesado en acceder al archive PDF, y no puede bajarlo de SCRIBD, puede solicitarlo a achristin@gmail.com

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+