jueves, 8 de marzo de 2012

Evaluación de los aprendizajes

La evaluación está presente en todos los momentos escolares, su sombra se proyecta sobre la enseñanza y los aprendizajes ¿Qué funciones tiene la evaluación? El siguiente artículo analiza esta cuestión.

En la actualidad sabemos que la educación formal es un fenómeno complejo que involucra muchos elementos interconectados dentro y fuera de las instituciones educativas. En el que los procesos de evaluación cobran gran relevancia ya que definen la estructura y dinámica que éstas presentan en todos sus niveles, y la evaluación de los aprendizajes, una constante de la vida institucional.

Consideramos que este fenómeno tan común en la mayoría de las escuelas, tiene su origen en gran medida en el tipo de evaluación que se implemente, la concepción que se tenga de la misma y sobre todo, la forma en que se presente a los alumnos. Así pues, si se opta por una evaluación que a partir de ciertos instrumentos de cuenta de productos finales como un reflejo de los aprendizajes y les diga a los alumnos que en función de ellos estará determinada su calificación, entonces, promoveríamos el los alumnos el tipo de conductas inadecuadas que instalan cualquier proceso educativo.

En este trabajo partimos de la idea de que, si queremos cumplir totalmente con las funciones delegadas a las dependencias educativas en la formación de los estudiantes, y de las cuales, somos en buena medida responsables, es necesario entre otras cosas , modificar las prácticas tradicionales de evaluación, instaurando en su lugar, formas más efectivas que trasciendan la vieja idea de la acreditación.

Para lograr esto, primero tenemos que ser conscientes de la diferencia que existe entre acreditación y evaluación, de acuerdo con Díaz Barriga (1998:74), la primera de ellas tiene que ver con un proceso de verificación sobre el grado en que se cumplieron los criterios estipulados en los programas de estudio, a partir de los cuales se considera, reflejan el nivel de información adquirido por los estudiantes, y al que nosotros añadiríamos, son traducidos en términos cuantitativos mediante una calificación . Mientras que la evaluación en su sentido más amplio es definida como una actividad que permite emitir juicios de valor respecto al proceso de enseñanza y sus resultados en términos cuantitativos y cualitativos (Bellido y González, 2009).

En la actualidad, varias son las funciones que se le han concedido a la evaluación del aprendizaje, Gimeno (1992), señala las siguientes:
1) Definición de significados pedagógicos y sociales como rendimiento educativo, éxito y fracaso escolar, buen y mal estudiante, calidad de la enseñanza, progreso escolar, buen y mal profesor, buen y mal centro escolar.
2) Social: acreditación y certificación de los estudiantes
3) Organización escolar: determina el acceso a los diferentes niveles escolares
4) Control: es un medio para ejercer la autoridad
5) Proyección psicológica: modela el acto concepto e influye en los aspectos como la actitud ante el estudio, generalización de la ansiedad, acentuación de conflictos, rasgos patológicos, manejo de la motivación extrínseca e intrínseca
6) Apoyo a la investigación en relación a la calidad de la enseñanza, bondad en los métodos educativos, constatación de éxito y fracaso escolar, validez de los currículos
7) Pedagógicas: Creadora del ambiente escolar, diagnóstico, individualización, consolidación del aprendizaje, orientadora, ponderación del currículo y socialización profesional.

Como podemos notar, la evaluación es un proceso complejo que tiene repercusiones tanto en el interior como el exterior del aula e involucra a todos sus integrantes, así pues, debemos entender que esta se sitúa por encima de los sistemas de acreditación.
Ahora bien, en relación a su función pedagógica, queremos enfatizar la relevancia que tiene para el proceso educativo, es decir, coincidimos con la idea de que, a partir de la información obtenida, tanto docentes como alumnos , pueden llegar a comprender los elementos que afectaron positiva y negativamente el aprendizaje, y en consecuencia emprender acciones para optimizar el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Desde esta perspectiva, la evaluación como sistema de realimentación provee verdaderos beneficios a sus integrantes orientando hacia lo que deben hacer para lograr un mejor aprovechamiento académico.

Antes de terminar, queremos señalar, que de ninguna manera pretendemos restar importancia a los sistemas de acreditación, ya que después de todo, cumplen una función social, sino únicamente, puntualizó que las evaluaciones deben adquirir una nueva identidad en el aula, en aras de lograr un verdadero aprovechamiento académico por parte de los alumnos, lo que implica forzosamente, abandonar la vieja idea de evaluación como sinónimo de acreditación. De hacerlo así, nos acercaríamos cada vez más, a alcanzar los objetivos para el que fueron diseñadas las instancias educativas y cumpliríamos nuestra función como docentes.


Autor
Daniel Ventura
Lic. en Psicología, por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Cuenta con estudios en Docencia Universitaria, avalados por la UNAM, obteniendo el diploma correspondiente.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+